29/03/2011

Motivos

¿Qué motiva a un estudiante adulto quién después de su jornada laboral, o de sus quehaceres decide ir a una clase a esforzarse para aprender español? Y ¿qué espera de mi, como profesora, este alumno? Hace ya un par de años tuve la primera sesión como aprendiz de profesora de español, la sesión nos la daba Pablo Martínez Gila, actual Jefe de Estudios del Instituto Cervantes de Londres y toda una institución en el mundo ELE. Nos hizo plantearnos algunas de las ideas preconcebidas que teníamos sobre el aprendizaje de una segunda lengua, la mayoría de las cuales venían de nuestras experiencias personales. Nos dijo una frase que todavía tengo grabada, "en una clase de diez alumnos, tendréis diez personas que esperarán diez cosas diferentes de vosotros" ¡toma ya!. Y es una verdad como un templo, un alumno vendrá con toda su ilusión para charlar y practicar el español que aprendió en Salou hace dos años, otro pensando en las posibilidades que tendrá de conseguir el puesto de coordinador financiero en las oficinas de Lima de su empresa, un tercero solamente estará pensando en entender mejor las letras de la música de salsa que tanto le gusta bailar los sábados en clase de baile...

Diez alumnos, diez motivaciones, y un solo profesor para tratar de satisfacer a todos.Tan complicado y tan motivador, al mismo tiempo, como queramos verlo. La motivación, va a ser el motor que los empujó a entrar en clase y vamos a tener que tener muy en cuenta estos motivos para tratar de adaptar lo más posible materiales y enfoques, pero al mismo tiempo, ¿son inamovibles estos motivos? seguramente podamos despertar curiosidades, y ayudarles a generar su propia motivación.

 Evidentemente hay enemigos muy poderosos y silenciosos que operan en contra de estos ánimos: la dificultad, la falta de tiempo, ... los baches del aprendizaje de un idioma. Estas dificultades existen y son parte del proceso, pero hay que estar muy atentos para detectarlos. El único modo de atacarlos es la evaluación continua de los estudiantes. Si un alumno se atasca en un tema yo no suelo tener miedo en hablar con el estudiante en particular para ver si podemos deshacer el nudo entre los dos antes de que se sienta retrasado en el grupo, con un ejercicio adicional, charlando un rato después de clase por si hay algo que no ha comprendido. Los adultos, generalmente, agradecen este tipo de atención y suelen reaccionar muy positivamente ante la posibilidad de resolver una dificultad de este tipo. El tema de la evaluación no es baladí y merecería unos cuantos posts, pero es importante tenerlo en mente para evitar que la motivación decaiga. Y estar atento a las señales,  el otro día les llevé a mis jubiladitos un artículo para motivarles y siempre que encuentro algo me lo llevo a clase porque a mí ¡si que me sobran los motivos!

1 comment:

  1. ¿Ves como todo tiene su lado bueno? Has descubierto tu vocación, me da envidia muy sana...

    ReplyDelete