26/02/2011

ROMPEHIELOS


El tema de los “ice-breakers” es muy recurrente, no sólo para clases de idiomas sino que podemos encontrar miles de refererencias a ellos en documentos de “coaching”, “team-building”… todo muy anglosajón pero al fin y al cabo todos sabemos intuitivamente lo importante que es “romper el hielo”.
Pues si hay hielo que romper cuando conocemos a una persona, cuando diez adultos se encuentran cara a cara en una clase para aprender una segunda lengua hay ICEBERGS.
El objetivo es hacer granizado de este amasijo de inseguridades, miedo al ridículo, expectativas, y en general pequeños obstáculos que hay que tratar de salvar lo antes posible para poder ponernos manos a la obra a aprender.
No es que vayamos a una clase a encontrar los mejores amigos sin embargo es necesario que los estudiantes sientan que forman parte de un equipo, con un objetivo común. Aunque los alumnos sean totalmente dispares en edades, inquietudes, profesiones, les une un objetivo: aprender español. 
Yo era de esas que en clase de francés cuando pronunciaban el “ahora en parejas” empezaba a resoplar y ahora, sin embargo, veo claramente como los alumnos pueden aprender mucho unos de otros y cuán es importante que lo sientan así para que la clase funcione.
El profesor tiene parte de responsabilidad en construir este ambiente en la clase, antes de caer en el tentador:“es que es un grupo muy difícil”no consigo sacarles una palabra” hay que tratar de buscar un poco de cohesión. No digo que sea fácil, la clase de español no es una clase de terapia gelstalt pero hay que tratar de sacar lo mejor del grupo.
Para romper el hielo en la primera clase y en todas las que sea necesario (un día tontito de febrero, viernes y lluvioso puede hacer falta un “rompehielo”) ahí van algunos ejemplos que a mi me han funcionado, 
  • Verdad o Mentira: En una primera clase cada alumno puede escribir tres afirmaciones sobre ellos mismos de las cuales una es falsa “soy irlandés” “tengo diez perros” “me gusta bailar claqué”. Luego se hace una ronda en la que los otros estudiantes tienen que detectar la mentira. Está bien a partir de un A2. Otra variante de este, cuando ya se conocen los alumnos, es que escriban tres o cinco verdades y que luego el resto del grupo tengan que adivinar a quién corresponde la presentación.
  • Paul Paella El primer día de clase es frecuente recurrir al papelito doblado con el nombre de los alumnos para que se conozcan y ¡Conocerlos!.Una idea divertida es proponerles que escriban su nombre y algún adjetivo o palabra (si todavía no tienen mucho vocabulario) junto a su nombre que empiece por la misma letra que el nombre, por ejemplo “Paul Paella” o “Catherine Cerveza”. Durante el rato que piensan la palabra se suelen distender y aunque parezca increíble a lo largo del curso seguimos recordando la palabra, es una especie de regla mnemotécnica que nos ayuda a todos (incluido el profesor) a recordar mejor los nombres.
  • Cadena de Palabras. Este también vale para cualquier nivel porque normalmente todo el mundo conoce alguna palabra en español, es tan sencillo como que vayan diciendo una palabra que conozcan en español, por ejemplo “cerveza” (que esta se la saben todos) y el siguiente tiene que decir “cerveza” y después la suya “sol” , el siguiente “cerveza”, “sol”, “servicio” (otro clásico) y así hasta que todos digan su palabra y las de sus compañeros.
Hay muchos y  muy divertidos en la red en links como éste o en los libros, pero en el fondo,..yo creo que el mejor rompe-hielo es ¡un profesor entusiasta!

2 comments:

  1. Es mucho pedir, pero los que somos fieles a tu blogg echamos de menos un post.De una adicta

    ReplyDelete
  2. Excelentes consejos, muchas gracias :)

    ReplyDelete