11/02/2011

El Ofertón

Siempre que voy a España traigo la maleta llena de cosas. Desde que enseño español el jamón ha ido dejando sitio paulatinamente a los folletos, billetes de metro, y todo tipo de papeles que traigo para que utilicen mis alumnos.
A los alumnos les encanta trabajar con lo que aquí llaman “Realia”, porque es como palpar el castellano o ver que algunas de las cosas que solo ven en libros de texto son más tangibles. Los folletos del supermercado son un recurso divertido y muy versátil. En todos ellos siempre es bueno insistir en que utilicen los términos adecuados: paquete, manojo, kilo, botella, brick… cualquier ocasión es buena para practicar vocabulario.

Aquí os incluyo algunas propuestas para sacarle partido a los folletos.

  • Adivinanzas El juego de las adivinanzas lo utilizo para revisar no solo el vocabulario de alimentos sino también vocabulario de formas, colores, sabores. Consiste en que un grupo de alumnos o un alumno elije uno de los productos del folleto y los demás tienen que adivinar de lo que se trata planteándole preguntas a las que solo puede responder si o no. Para orientarlos en la pizarra se pueden escribir algunas de la preguntas posibles:¿es dulce/saldo?¿es redondo?¿se come con tenedor/cuchara?¿normalmente se desayuna?¿es amarillo?
  • Master Chef Se divide la clase en grupos o parejas. Cada uno de los equipos tiene que seleccionar de 3 a 5 ingredientes base para una receta, presuponemos que tienen sal, harina,...y el otro equipo tiene que elaborar una receta con los ingredientes que se les han dado y compartirla después con el resto del grupo. A veces hay que apelar a la benevolencia de los estudiantes, porque ¿qué hacer con un pepino, dátiles y bacalao?, pues en situaciones más difíciles me los he visto yo.
  • Lo más….   Para precalentar y mover un poco las energías del grupo, se puede empezar con unas preguntas de tipo ¿A ver quién encuentra lo más caro de todo el folleto, lo que pesa más, lo más barato? Con estos juegos se ponen muy nerviosos y suelen ser divertidos
  • La lista de la compra También en grupos o parejas se les puede pedir que elaboren una lista de la compra para una “familia” imaginaria que les da el profesor o que les da otro de los grupos, cuántos miembros tiene la familia, edad. Luego pueden comentar su lista de la compra utilizando expresiones como “5 litros de leche porque los niños toman mucha leche” “lechugas porque xxx es vegetariana”.
Una compañera mía en un microteaching tuvo la idea de traer un montón de productos que nos iba mostrando para practicar los distintos envases o expresiones y con un poco de drilling íbamos repitiendo: un brick de leche, una bolsa de mandarinas... Para los que vamos de un sitio a otro puede resultar aparatoso lo de acarrear la compra pero toda idea que permite despertar más sentidos a los estudiantes es buena y suele ayudar. Yo siempre pienso que de los seis ;-) sentidos que tenemos no puede ser que utilicemos sólo la vista y el oído para aprender un idioma y le dedico muchos pensamientos a encontrar el modo de activar todos los canales posibles de los estudiantes, todavía no he conseguido hacer galletas de español pero tiempo al tiempo.

2 comments:

  1. Eres úna máaquina de ideas. La mejor forma de empezar el día es leyendo tu blogg

    ReplyDelete