09/02/2011

Cuéntame

Me gusta la gente, me gusta preguntar, me interesa lo que cuentan. Otros dirían que soy cotilla, me engancho a Facebook, miro las fotos de mis amigos, los amigos de mis amigos, los comentarios, leo las revistas. Ser profesora de español es una fuente inagotable de información personal de los alumnos. Vamos a hablar de la familia, ¿cuántos hermanos tienes?, ¿cuántos años tiene tu sobrino?. Las profesiones, ¿en qué trabaja tu padre? Relaciones ¿estás casado? El pretérito perfecto ¿Alguna vez has montado a caballo?. Dicen los expertos que los alumnos aprenden más cuando se personaliza la actividad, es más fácil interiorizar la palabra "hermano" cuando en vez de decir "Pepe y Ramón son hermanos " se refieren a "mi hermano Chris, vive en Devon" así que yo, siempre que puedo, trato de hacer que los alumnos ¡pongan el español en su vida!. Tengo en la cabeza una idea que no he llegado a poner en práctica por falta de tiempo pero que creo que podría funcionar bien en un intensivo y quizás con un grupo  de gente joven, me gustaría conseguir que los estudiantes se construyeran un "alter ego" para la clase de español que podían ir elaborando más según fuéramos avanzando. Al principio tendrían que traer un nombre, un apellido para ir después completando con todo lo que se va aprendiendo a lo largo de un curso de español, desde la descripción, profesión, gustos.... Si la cosa se prestase hasta podríamos abrir un perfilito a los alter egos en el "cara-libro", la idea tiene dos inconvenientes; el primero  que requeriría tiempo por parte de los estudiantes que generalmente no tienen y el segundo, que me privaría a mi de conocer esos detallitos que me acercan a mis alumnos y ¡que tanto me gusta que me cuenten!

No comments:

Post a Comment